¿Cómo impacta la convivencia familiar en la vida diaria?

Por: Universidad Tecmilenio
October 05 2021

Compartir:  

  
time 2 min

Cada familia es diferente, porque cada una vive en un entorno distinto, tiene sus propios problemas, y por ello no existe familia perfecta. Sin embargo, eso no significa que no pueda existir una convivencia familiar sana, ya que de no tenerla se pierde la armonía, y empiezan los problemas, y el caos.

Es importante reconocer que la convivencia familiar no se trata solamente de convivir por convivir y tolerar, sino que como miembros de un grupo nos relacionemos, interesemos uno del otro, y exista una comunicación sana y efectiva.

La comunicación como eje central de la convivencia familiar

Miguel Ángel Isla, líder de iniciativas conscientes, Director de transformación cultural, y miembro de la Fundación para el perdón y la reconciliación en México y Colombia, menciona que “para tener una buena comunicación y efectiva necesitamos respeto y escucha.”

Probablemente suene fácil, pero tan solo después de llevar meses en casa debido a la pandemia de COVID-19, se vuelve más complicado, ya que se han movido estructuras de código familiares que tristemente han desatado violencia familiar.

Es por ello que, la comunicación es indispensable para la convivencia familiar. Siempre tomando en cuenta que no todos los miembros deben estar de acuerdo en todo momento, pero sí es importante escuchar las opiniones de los demás para fortalecer la conexión entre los integrantes, tanto padres con hijos como hijos con padres.

El impacto de las acciones en la relación familiar

La familia sigue siendo el nodo donde vamos a generar una tribu, colectivo o sociedad con diferentes involucrados con sus respectivas responsabilidades y posiciones.

Estas posiciones deben respetarse tanto por los representantes, como por los demás. Sin embargo, es común que como padres se llegue a pensar: O soy amigo de mi hijo o soy su papá o mamá.

“Pretendemos ser amigos pero no podemos. Como papás o mamás queremos lo mejor para nuestros hijos e hijas, y siempre estaremos dispuestos a dar más del 100% por ellos. Y esto lo van a dar por hecho. Ahí es donde empieza a desbalancear la situación”, comparte Miguel Isla.

Se debe ser firme con los hijos o hijas, sin llegar a confundir firmeza con violencia. El sostener una posición clara con los hijos ayuda a tomar mejores decisiones, y generar acciones congruentes con lo que se dice.

“Si no somos congruentes no hay respeto. Qué ejemplo vamos a dar. No hay consciencia ni claridad en la familia. Entonces, así ¿cómo vamos a alinear nuestros comportamientos con nuestros valores?”, expone Miguel.

Por eso hay que tener claro nuestros valores como familia. Es importante tener en mente las virtudes de cada miembro de la familia para convivir en bienestar, y no abrir puerta a las brechas de respeto, de maltrato o de trato igualitario, y generar un terreno fértil para la violencia y la comunicación violenta.

Para conocer más sobre el tema, así como fundamentos, historias o consejos te invitamos a participar en Wellbeing 360° y escuchar la Masterclass de MIguel Isla: Pedagogía de la convivencia: la convivencia esencial en la familia para poder tener una convivencia sana en la sociedad.

Regístrate aquí al Wellbeing 360